-- web fondo con letras.jpg
web titulo expo.png
-jaenweb mapa 1696.jpg

siglo XVII

1696 Andalucía

 Ficha Cartográfica 

 

    

 

Andalucía. Mapas generales. 1696

Título:

Li Regni di Granata è d’Andalvcia Dedicati All’Illmo. et Eccmo. Sigre. Il Sigr. D. Cesare Michel’Angelo d´Avalos / Descritti da Giacomo Cantelli Geografo ; A. Barbey Sc

Datos matemáticos:

Escala [ca. 1:800.000]. Escala gráfica de 30 Miglia Italiane [= 7 cm]

Publicado:

Roma : da Domco. de Rossi erede di Gio. Giaco. de Rossi

Descripción física:

1 mapa en 2 h. : grab. ; 55 x 84 cm

Materias/s:

1. Mapas generales

Lugar/es geográfico/s secundario/s:

I. África Septentrional (Costa) II. Badajoz (Provincia) III. Gibraltar (Estrecho) IV. Murcia (Provincia)

Autores:

V. Rossi, Domenico de VI. Cantelli, Giacomo da Vignola VII. Barbey, Antonio

Signatura del original:

Biblioteca de Andalucía (Granada). MD-6-28

Casa de D. Emilio Lustau (Jerez de la Frontera, Cádiz)

Institut Cartogràfic de Catalunya (Barcelona). Cartoteca RM 8584 y RM 27216

Instituto Geográfico Nacional (Madrid)

Signatura:

IECA1988014418

 Destacados 

El reino de Jaén está delimitado por los relieves montañosos.

Sitúa los territorios de Alcalá la Real en el reino de Córdoba.

Tiene cuatro referencias de escala: Millas italianas y leguas españolas, francesas y alemanas.

Mapa dedicado a don Cesare Michel Ángelo d’Avalos.

Nombra la costa mediterránea andaluza como Mare di Spagna.

 El panel mostrado en la exposición 

1696.jpg

Comprende Andalucía, parte del sur de Extremadura, Castilla La Nueva y el estrecho de Gibraltar. Pertenece a una de las ediciones del atlas Mercurio Geográfico. El mapa se incluye en la cuarta edición, la más famosa, producida por Domenico de Rossi, acompañado de Antonio Barbey como grabador en la última década del siglo. Marco con rotulación de grados y subdivisiones de 10’. Meridiano origen de la isla de Hierro (Islas Canarias), con proyección cónica.

En el ángulo inferior izquierdo figuran las míticas columnas de Hércules que sostienen un bello y complejo escudo que recoge la gran nobleza a la que pertenece don Cesare Michel Angelo d’Avalos, acogido por unas hojas de una llamativa planta; debajo una filacteria que envuelve a las dos columnas, deja ver la frase “Non Plus Ultra” (no más allá) frase atribuida a Hércules y que grabó en Gibraltar para indicar que no había más mundo conocido. En italiano nos indica que el mapa es el reino de Granada y de Andalucía. Y a continuación la dedicatoria. En su parte baja un hombre que representa a Hércules por estar vestido con la piel de león cuya cabeza le sobresale sobre la suya, sostiene una maza en el suelo sobre la mano derecha; con la izquierda señala al mapa. Justo sobre el marco el nombre del grabador, Antonio Barbey.

En el ángulo inferior derecho, otra cartela -muy historiada- ornamentada con volutas y rematada por el escudo de Sevilla, flanqueado por los de Granada y Córdoba.

Relieve representado por perfiles de montañas abatidos con sombreado, y van denominados los principales sistemas montañosos. Planimetría con ciudades representadas por agrupación de edificios, salinas, puentes y límites de reinos.

La hidrografía representa la red principal, con denominación de los ríos más importantes. La costa realzada con rayado horizontal. Abundante toponimia en latín, italiano y castellano. Rotulación en letra romanilla e itálica. Versión posterior del publicado en Roma, 1696.

Pertenece al reinado de Carlos II, cuatro años antes de su muerte, el día de los Santos de 1700.

Cesare Michel Angelo d’Avalos

Mapa dedicado a un poderoso caballero: el Ilustrísimo y Excelentísimo señor don Cesare Michel Ángelo d’Avalos, miembro de una notable familia militar cercana a los gobiernos de los virreyes del reino de Nápoles entre los siglos XVII-XVIII.

Se distancia del virrey de Nápoles, el IX duque de Medinacelli, Luis Francisco de la Cerda, por el problema de la Guerra de Sucesión en España tras la muerte de Carlos II y dejar a Felipe de Anjou como heredero de la corona hispana.

La conspiración de Macchia tuvo lugar en Nápoles en 1701, por la llegada al trono de España de Felipe de Anjou. En esta breve revuelta los nobles napolitanos intentaron arrebatar el control del reino al virrey español, pero fracasaron. D´Avalos se mantuvo ambiguo porque en su mente quería tener el ducado de Monferrato. Lo mismo se ponía a favor que en contra de Felipe V, de ahí que el rey le declara rebelde y tuvo que huir para escapar de la justicia. Mientras d’Avalos permaneció fugitivo en Viena, sus bienes fueron confiscados y administrados por el Tesorero de Chieti.

Carlos III, al ser aclamado rey de España, nombra a d’Avalos embajador en Viena. En 1713, con su posición consolidada, regresa a su tierra convirtiéndose en una de las figuras más poderosas del sur de Italia.

La abadía de Alcalá la Real

Fue una institución eclesiástica católica secular y territorial fundada por Alfonso XI en 1341, con jurisdicción espiritual y señorío sobre territorios recién conquistados por el mismo rey, que comprendían aproximadamente los actuales términos municipales y poblaciones de Alcalá la Real, Frailes, Castillo de Locubín, Priego de Córdoba y Carcabuey, demarcaciones que no habían pertenecido a ningún obispado anteriormente. Más tarde, por bula de Julio III, en 1568 se le añadió en depósito Noalejo, territorio que venían disputándose el arzobispado de Granada y el obispado de Jaén.

La Abadía de Alcalá la Real quedó extinguida en 1851 por las disposiciones del Concordato del mismo año que estipulaba el cese de las jurisdicciones privilegiadas y exentas. La administración apostólica quedó encomendada entonces al obispo de Jaén. Finalmente, tras la promulgación de la bula Quae diversa de Pio IX el 14 de julio de 1873, los territorios que pertenecieron a la Abadía de Alcalá la Real fueron repartidos entre las diócesis de Jaén y Córdoba por decisión del arzobispo de Valladolid, cardenal Moreno, encargado de ejecutar la bula. El obispo de Jaén, futuro cardenal Monescillo, se resistió a la división al no querer perder la jurisdicción sobre el arciprestazgo de Priego.

Giacomo Gantelli

(Vignola,1643-Módena, 1695). Geógrafo.

La descripción del mapa grabado por Antonio Barbey estuvo a cargo del italiano Cantelli.

Su fama como cartógrafo le llevó a ser llamado tanto por el Papa Inocencio XI como por el Duque de Módena y Reggio Francesco II d’Este, quienes lo querían como cartógrafo oficial. Eligió la corte de Francisco II y en noviembre de 1685 fue nombrado geógrafo de la corte. De 1686 a 1689 realizó numerosos mapas de países y territorios europeos. Construyó un globo terráqueo y un globo celeste con su mano, que permaneció en exhibición durante algún tiempo en el atrio de la Biblioteca Estense en Módena. Una de sus últimas obras fue un mapa de España.