-- web fondo con letras.jpg
web titulo expo.png
-jaenweb mapa 1787.jpg

siglo XVIII

1787 reino de Jaén

 Ficha Cartográfica 

 

    

 

Jaén (Provincia). Mapas generales. 1787

Título:

Mapa geográfico del Reyno de Jaen : Dividido en los partidos de Jaen, Baeza, Ubeda, Andujar, Martos y las Poblaciones de Sierra Morena / Por Don Tomas Lopez, Geógrafo de los dominios de S.M. de las reales Academias, de San Fernando, de la Historia, de la de Buenas Letras de Sevilla, y de las Sociedades Bascongadas y de Asturias

Datos matemáticos:  

Escala [ca. 1:353.481]. Escala gráfica de 6 Leguas de 20 al grado, llamadas de una hora de camino o maritimas [= 9,6 cm]

Publicado:

Se hallará este con todas las obras del autor y las de su hijo, en Madrid, en la calle de Atocha, frente a la Aduana vieja, Manzana 159 Numero 3 : Tomás López

Descripción física:

1 mapa : grab., col., papel ; 36 x 39 cm

Materia/s: 1. Mapas generales 2. Divisiones político-administrativas

Autor/es:

I. López de Vargas Machuca, Tomás

Signatura del original:

Instituto de Historia y Cultura Militar (Madrid), 2958

Biblioteca de Andalucía (Granada). MD 4-19

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Biblioteca Nacional (Madrid)-M. II/B. 4 / M.XXXIV;SG/801

Biblioteca del Laboratorio de Arte (Sevilla) R9-T10

Centro Geográfico del Ejército (Madrid). Arm. G TBLA. 5ª Carp. 4ª nº 93

Archivo Municipal de Jaén. Sig. 255

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Archivo Histórico Nacional (Madrid). Estado 743

Signatura:

IECA1988000257

 Destacados 

Primera división provincial jurídica por partidos.

El Noreste de la actual provincia de Jaén sigue sin ser incluido en el Reino.

Carlos III otorga a las nuevas poblaciones de Sierra Morena un régimen jurídico propio.

“La mayor parte de este Reyno es montuoso, y está rodead de una Cordillera, que forman los montes de Sierramorena que tienen á su Norte”. Bernardo Espinalt.

 El panel mostrado en la exposición 

1787.jpg

El reino de Jaén, en la segunda mitad del siglo XVIII, mantiene la división administrativa del período anterior, con una excepción, la creación de las nuevas poblaciones de Sierra Morena en tiempos de Carlos III (La Carolina, Las Navas de Tolosa, Carboneros, Guarromán, Arquillos, Aldequemada, Santa Elena, Montizón y Rumblar), a las que se otorga un régimen jurídico propio.

Es el segundo mapa provincial, de los varios que se elaboraron en el siglo XVIII y el mejor conseguido. Anteriormente, el mismo autor publicó el Mapa del Reyno de Jaén construido según las más modernas y mejores memorias por Tomás López, pensionista de S.MC. Madrid, año de 1761.

Otro mapa provincial semejante fue elaborado en 1791 por Das Konigreich y editado en Viena. Es evidente la similitud con el mapa de Tomás López.

La técnica de elaboración utilizada por Tomás López es la tradicional. Se representa el río Guadalquivir y sus afluentes como eje vertebrador del Reino, además de las ciudades y los principales caminos, cuyo pésimo estado no había variado respecto al siglo anterior, a excepción del paso de Despeñaperros, obra de cientos de puentes de diferentes tamaños que realizó en tiempos de Carlos III el francés Le Maur. Se distinguen esquemáticamente las zonas de sierra de la campiña del Guadalquivir y, como nota a destacar, se realiza una primera división provincial jurídica por partidos: Poblaciones de Sierra Morena, Andújar, Martos, Abadía de Alcalá la Real, Jaén, Baeza y Úbeda. Los límites tradicionales del Reino de Jaén están representados por la provincia de La Mancha y los reinos de Córdoba, Granada y Murcia. El Noreste de la actual provincia sigue sin ser incluido en el Reino.

Mapa del Reyno de Jaén

En 1788, en el primer intento de enciclopediar la historia y geografía provincial, Bernardo Espinalt y García publica el Atlante español o descripción general de todo el reino de España, donde se inserta otra referencia cartográfica, el Mapa del Reyno de Jaén, una cartografía en la línea tradicional de elaboración, más simple que el mapa de Tomás López. En la descripción que ofrece del Reino de Jaén, Espinalt dice:

“El Reyno de Jaén es el más corto de los quatro de Andalucía, y tomó también el nombre de su Capital á imitación de Sevilla y Córdoba en la pérdida general de España: tiene de Norte a Mediodía, esto es, desde el Puerto del Rey, hasta Villa de Huelma, veinte y cinco leguas de latitud: y desde Oriente, á Occidente, ó desde las Villas de Pozo Alcón, á la de Lopera, lo mismo de longitud, y es de figura quadrada: confina por el Norte con el Reyno de Castilla la Nueva, por Oriente con el de Murcia, por Mediodía con el de Granada, y por Occidente, dividiéndole en dos partes iguales. La mayor parte de este Reyno es montuoso, y está rodead de una Cordillera, que forman los montes de Sierramorena que tienen á su Norte. Lo más está plantado de viñas, y olivos, con muchos, y excelentes pastos para la manutención de una gran cría de ganado lanar, vacuno, de cerda, y caballar de bellísima casta, quasi tan buena como los de Córdoba, particularmente en las dehesas de las yeguas de Jaén, cuya tierra, aunque es quebrada, y montuosa, llena de peñascos y riscas elevadas, está llena de encinas, chaparros, lentiscos, espinos, cornicabras, madroños, quexigos, pinares y otros muchos árboles silvestres.”

Carlos Lemaur y Burriel

Montmirail, Francia 1721-Madrid, 1785).

Ingeniero militar español de origen francés, y arquitecto formado en Francia; reclutado por el rey Fernando VI de España para incorporarse a las obras emprendidas por los Borbones en España, a partir de 1750. Participó de manera relevante en proyectos de canales navegables como el Canal de Castilla y el de Guadarrama, así como en caminos reales, sobre todo bajo el reinado de Carlos III. Participó en el diseño urbano de nuevas poblaciones en Sierra Morena, muy probablemente en La Carolina.

 

Hizo dos obras muy importantes, los pasos de Castilla-León a Galicia y el de Castilla-La Mancha con Andalucía, es decir el paso de Despeñaperros que costó mucho trabajo y esfuerzo por la dureza del terreno (cuarcitas armoricanas) y por lo abrupto de su relieve.

El paso de Despeñaperros está muy relacionado con la política de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, proyecto colonizador que llevará consigo el arreglo serio del camino que las enlazaban, dentro del tramo Valdepeñas-Andújar, dos ciudades que unían la meseta en La Mancha con el valle del Guadalquivir. La Gaceta de Madrid de 15 de septiembre de 1783 publicaba la noticia de la terminación de las obras de Despeñaperros. El escritor Leandro Fernández de Moratín en 1797 dejaría escrito en un manuscrito de la Biblioteca Nacional que recoge una serie de papeles sueltos: “1 de febrero, salimos a las cuatro y media (de Bailen). Gran frío subiendo las cumbres de Sierra Morena por el hermoso camino de Le Maur. Es increíble el placer que se siente al caminar tan cómodamente en  medio de todo el horror de la naturaleza, peñascos desnudos altísimos que parece que a cada momento van a precipitarse, arroyadas profundas, malezas intrincadas. Todo es terrible y grande, y esto se goza desde un camino solidísimo, suave, espacioso, que facilita la comunicación de la mayor parte de España con la abundosa Bética, con el Océano y con la América vencida que envía por allí a su Príncipe sus ricos metales”.