-- web fondo con letras.jpg
web titulo expo.png
-jaenweb mapa 1883.jpg

siglo XIX

1883 Provincia de Jaén

 Ficha Cartográfica 

 

    

 

Jaén (Provincia). Geología. 1883

Título:

Mapa geológico en bosquejo de la provincia de Jaen / por el Ingeniero de minas D. Lucas Mallada ; Grabado por G. Pfeiffer

Datos matemáticos:  

Escala 1:800.000

Publicado: 

Madrid : Lit. de G. Pfeiffer

Descripción física:

1 mapa : litografía ; 26 x 39 cm

Materias/s:

1. Geología

Autor/es:

I. Mallada y Pueyo, Lucas II. Pfeiffer, Gustavo III. España. Comisión del Mapa Geológico

Signatura del original:

Instituto de Estudios Giennenses (Jaén). MAP B-151

Instituto Geológico y Minero de España (Madrid)

Signatura:

IECA1988040784

 Destacados 

Es el primer mapa geológico de la provincia de Jaén.

En ninguna provincia, como en la de Jaén, hemos tropezado con tantas dificultades para hacer un reconocimiento geológico”. Lucas Mallada.

Mallada Considera los pinares de las sierras de Segura, Cazorla y del Hornillo, como los mejores de España.

 El panel mostrado en la exposición 

1883.jpg

Por decreto del Ministerio de Fomento de 28 de abril de 1870 se creó una Comisión de Ingenieros del Cuerpo de Minas para la formación del Mapa Geológico de España, que debía de organizar los trabajos, que fueron ralentizados por la crisis sociopolítica del Sexenio Revolucionario.

El primer mapa de tipo geológico de la provincia de Jaén que se realiza es obra del ingeniero regeneracionista Lucas Mallada. Está basado en un duro trabajo de campo, cuyas primeras excursiones realizó en 1879, a veces por comarcas totalmente desiertas y sin albergue en varias leguas a la redonda. Lucas Mallada aprovecha los estudios cartográficos, realizados con modernas técnicas, para diseñar a partir de ellos este primer mapa geológico en el que distingue las grandes regiones de este tipo existentes en la provincia. De su trabajo en la provincia dice:

"En ninguna provincia, como en la de Jaén, hemos tropezado con tantas dificultades para hacer un reconocimiento geológico, necesariamente indispensable, como trabajo preliminar, para otros más detenidos de la misma índole. No solamente dependieron tales dificultades de lo montuoso que es el suelo en la mayor parte de su extensión, ni del gran número de formaciones que entran a constituirlo, sino de las repetidas veces en las que aquéllas quedan irregularmente interrumpidas, ora por otras más modernas que posteriormente fueron denudadas de un modo desigual. Territorios hay, como las cercanías de Alcalá la Real, de la capital, de Huelma, de Mancha Real, etc., donde en menos de cinco kilómetros cambian cuatro, cinco o más veces los sistemas de rocas que con frecuencia forman isleos sinuosos, más bien que fajas de alguna regularidad y constancia en sus caracteres. Por tal razón, muchos de aquellos, que sólo alcanzan exiguas dimensiones, no pueden figurarse en el mapa adjunto, dadas sus pequeñas dimensiones” (Lucas Mallada, Reconocimiento Geológico de la provincia de Jaén).

En el mapa se distinguen tres grandes regiones geológicas: septentrional, central y meridional.

La primera corresponde a la cordillera Mariánica o Sierra Morena, inculta, con depósitos graníticos y paleozoicos, separada de la depresión del Guadalquivir por fajas triásicas limitadas e interrumpidas, y con una importante riqueza mineral.

La región central surcada por el Guadalquivir, de superficie alomada en su conjunto, que constituye el suelo de mayor riqueza agrícola, sobre todo en cereal y olivo.

Considera la tercera región, la meridional, como la más escarpada, constituida por formaciones del período secundario o mesozoico, cuyos recursos agrícolas no son de gran consideración, lo mismo que el subsuelo; en ella destaca la riqueza forestal de los pinares de las sierras de Segura, Cazorla y del Hornillo, a los que considera Lucas Mallada como los mejores de España, lo que contrasta con otras sierras de la región, “dilatadas calvas, enormes riscos, y montes totalmente pelados”.

Las formaciones hipogénicas están representadas en la provincia por varios isleos graníticos y centenares de diques y manchitas de ofita, de poca extensión, entre las margas del trías. En los sistemas paleozoicos están representados el cambriano y el siluriano; varias edades del trías, del jurásico y del cretácico; algunas manchas numulíticas, especialmente el mioceno; y diversos depósitos diluviales recientes que se encuentran en las tres regiones.

 

 

Lucas Mallada y Puey

(Huesca, 1841 - Madrid, 1921). Ingeniero de minas, geólogo y escritor español. Se le considera el fundador de la paleontología española.

Nació en Huesca el 18 de octubre de 1841. Fue hijo de Manuel Mallada, nacido en Lupiñén, y de María Pueyo, natural de Permisán.

Al cumplir 19 años su padre logra una plaza de maestro en Madrid y se traslada toda la familia allí; Lucas empieza la carrera de Ingeniería de Minas, que acabó en 1866. Hizo sus prácticas en las minas de mercurio de Almadén y en abril de 1867 va a Oviedo, donde permanecerá dos años enseñando en la escuela de capataces de Langreo e inspeccionando las minas carboníferas de allí. Luego pasa un año recorriendo las sierras de Teruel en busca de nuevas minas.

En 1870 es escogido para formar parte de la comisión encargada de la realización del Mapa geológico de España, publicado en 1889. Le tocaron a él las provincias de Toledo, Cáceres, Córdoba, Huesca, Navarra, Jaén, Tarragona, León, Navarra, Palencia y la supervisión general. Esta magna obra le hará viajar por todo el país. En 1878 contrae matrimonio con Concepción Domingo y Roca, de la que tendrá dos hijas. Entre 1880 y 1890 publica gran cantidad de artículos sobre temas científicos, económicos, políticos y sociales y sus ideas despiertan el movimiento conocido como regeneracionismo.

En 1880 es nombrado catedrático de Paleontología en la Escuela de Minas; resumió sus conocimientos en Catálogo de las especies fósiles encontradas en España y Sinopsis de las especies fósiles. Tuvo como discípulo a Florentino Azpeitia y Moros. Es propuesto para ministro y alcalde de Madrid, pero rechaza esos honores, si bien cree conveniente informar de sus ideas al rey en sus famosas Cartas aragonesas dedicadas a Su Majestad. Su obra Los males de la patria y la futura revolución española (1890) ejerció una notable influencia en los componentes de la Generación del 98.

En 1897 publicó el artículo “La futura revolución española”, en Revista Contemporánea. Se jubila en 1910, muere el 7 de febrero de 1921 y se le entierra discretamente, como había deseado en su testamento. Recibió las grandes cruces de Isabel la Católica y Alfonso XII.

Aportó un gran número de ejemplares de minerales, fósiles y rocas a las colecciones de la Comisión del Mapa Geológico (actualmente IGME). Sus colecciones fueron donadas a la Escuela Normal de Huesca. Hoy se puede ver en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación de Huesca.