-- web fondo con letras.jpg
web titulo expo.png

Murallas de Arjona por Jimena Jurado.

press to zoom

Murallas de Arjona por Jimena Jurado.

press to zoom

Murallas de Arjona por Jimena Jurado.

press to zoom
1/2

siglo XVII

Martín de Jimena Jurado

 El panel mostrado en la exposición 

Martin de Jimena Jurado.jpg

Martín de Jimena Jurado, según el mismo nos dice, nació en Villanueva de Andújar (hoy de la Reina) el 17 de junio de 1615. De familia hidalga y de cristianos viejos, su padre era Alonso de Ximena, natural de Baeza, y su madre María Notario de Villanueva de Andúxar.

Desconocemos donde se formó en latín y teología, con mucha probabilidad en el seminario de Baeza. Su interés por los Historia, la Arqueología, el conocimiento del reino de JaÉN y su espíritu abierto hizo que Baltasar de Moscoso y Sandoval, obispo de Jaén, se fijase en él para el trabajo de buscar los hallazgos de los restos de los mártires cristianos del reino, para glorificarlos tal como se había acordado en el Concilio de Trento.

En su ámbito tuvo amistad con historiadores y eruditos en Jaén, como el carmelita Jerónimo Pancorbo, el jesuita francisco Vilches, y los anticuarios y numismáticos Antonio de la Cueva, Cristóbal Pardo, el canónico del Sacromonte Martín Vázquez de Siruiela y el librero Bartolomé Izquierdo.

En Jaén estuvo hasta 1646 como racionero de la diócesis. De esta etapa 1640-43 su obra Historia o Anales del Municipio Albense Urgavonense o Villa de Arjona en la que aporta inscripciones, documentos y fragmentos de libros, vertebrando el estudio según una línea cronológica en la que el autor concreta con noticias diversas, con el objetivo de destacar la importancia de Arjona desde sus figuras más emblemáticas como son san Bonoso y san Maximiano. La parte más interesante, según el historiador Rafael Frías, es desde el siglo XIII a 1643 por manejar las distintas crónicas y una serie de documentos como privilegios, fueros, mercedes otorgadas al concejo de Arjona.

Muy interesante para la provincia De medallas i inscripciones antiguas. Libro de antiguas monedas de los lugares de España y de las inscripciones también antiguas del reyno de Jaén. Manuscrito 1180 de la Biblioteca Nacional conocido como Antigüedades de Jaén. Un trabajo que dejó inacabado por marcharse con Moscoso y Sandoval a Toledo.

(Hay un magnífico trabajo por Mª de los Santos Mozas Moreno editado en la UJA el 2018).

Obra fundamental es el Catálogo de los obispos de las iglesias catedrales de Jaén y Anales eclesiásticos de este obispado. Obra impresa por Domingo García en Madrid en el 1654. Fundamental obra para conocer la diócesis de Jaén por la infinidad de noticias que da sobre los obispos, santuarios, ermitas, conventos, etc. Su portada lleva un dibujo magnífico realizado por el grabador Gregorio Forsman –grabador de mapas– interviniendo en su diseño el propio Jimena Jurado por el número de personajes sagrados que forman el retablo, un total de ocho entre ellos San Eufrasio y Santa Potenciana. En esta obra se incluyó el mapa de Gregorio Forsman de 1653.

(Publicado primero en el libro Santos y santuarios del obispado de Jaén y Baeza, en 1653).

El manuscrito 590 de la Biblioteca Nacional con el nombre Collectio opusculorum, aloquorum,scriptorum e quampurimis qui in Hispania flovere tam sub Impero Regum Gothorum quam sarracenorum inter captivos christianos mozárabes. E Biblithece Sanctae Eclesiae Toletanae vetustus exemplaribus manuscriptus in lucem nunc primum edita. Opera et studio Martini de Ximena Jurado, Presbyteri Giennnesis diócesis, Sanctae vero preadictae Ecclesiae Toletanae Subdiaconi, procede de la biblioteca de Felipe V.

Manuscritos ilocalizables son el Catálogo de los Varones ilustres en piedad y letras de la Diócesis de Jaén y el Kalendario o Menologio de los Padres griegos compuesto por Gilberto Genebrardo, con anotaciones de Baronio, o del doctor Juan Molano, recogido por Martín Ximena Jurado. (Datos obtenidos de Rafael Frías en el prólogo en la obra sobre la villa de Arjona).

 

 

Las defensas de Arjona

Jimena Jurado escribe en 1643:

"… esta (sic) rodeada toda ella de murallas y torres, fuertes en otro tiempo, todas del cal y canto, y ahora, en gran parte, arruinadas y aportilladas. La forma de la villa es así como la de una barca. En las murallas hay 24 Torres y cuatro puertas: se llama puerta de Jaén la que mira a aquella ciudad y se sale a ella para ir a dicha población y esta (sic) situada a Oriente; otra al Mediodía, llamada de Martos, porque por ella se toma el camino de dicha villa; otra puerta llamada de Córdoba por la misma razón, y está a la parte occidental a la esquina que hace la muralla junto a la vuelta de la parte septentrional, y en la mitad de esta longitud está la otra puerta que llaman de Andújar, por ir desde ella al camino de aquella ciudad.

Todas las cuales están fortalecidas cada una con dos torres de piedra, muy fuertes con tal arte fabricadas, que una de estas torres encubre la puerta de manera que desde fuera no se ve, y así es menester entrar por ella con cierto rodeo con cuyas bueltas (sic) estaban muy seguros de los ingenios de guerra con que las pretendían quebrantar los contrarios cuando viniesen contra esta villa.

El Alcázar esta (sic) situado en la cumbre del cerro, a la parte del mediodía; su forma es, así, redonda, porque sólo tiene dos esquinas en los dos extremos de la muralla meridional, que esta (sic) algo recta y derecha.

Esta (sic) cercado este Alcázar por todas partes con muro y antemuro, con muchas y fuertes torres en la circunferencia de la muralla; tiene veinte torres y a este respecto en el antemuro; tiene tres puertas; las dos para entrar a la villa una al Oriente, llamada la puerta del Alcázar, que esta (sic) junto al Castillo, y otra al Occidente, llamada la puerta de la Morería; la tercera puerta está al Mediodía, con libre salida al campo y se llama Puerta del Sol.

A la puerta Oriental del Alcázar esta (sic) el castillo con diez torres, de las cuales la principal, llamada de la Mosca y por otro nombre del homenaje; ella y un arco muy grande y primoroso que desde ella sale a las otras dos torres que principalmente componen la fortaleza de aquel castillo, son obra de tiempos antiquísimos; tenía una fosa alrededor de este castillo para mejor defensa de él; sus puertas eran dos, ambas pequeñas; una a la parte de adentro del Alcázar, para salir del castillo al mismo alcázar y plaza principal que allí hay delante de la puerta, la cual puerta mira a Septentrión, y otra para salir del mismo castillo a la villa. La circunferencia del Alcázar es de 1633 varas y la del castillo de 267.

Los castillos de Arjona

"Las defensas de Arjona parecen corresponder a dos etapas constructivas. La primera sería el oppidum prerromano ampliado quizá en época romana a un recinto que abrazaba parte del piedemonte, (al que corresponderían los muros hallados en los años veinte en la plaza del Mercado); la segunda etapa corresponde a la remodelación musulmana desde 888. Los constructores del alcázar aprovecharon los restos del oppidum y les adosaron torreones o elevaron sus lienzos según el modelo medieval. Los bastiones ibéricos o los torreones islámicos desaparecieron al construir el Cementerio de los Santos pero las marcas verticales de sus límites subsisten en la muralla ataulada de este sector. En 1132 Arjona se consideraba plaza fuerte y segura.

[...] Arjona sufrió asedios en 1244, 1277, 1316 y 1367. Sus defensas sufrieron reparaciones en 1295, 1364, 1450-6 y 1495. Aparte del tremendo desgaste y remodelamiento a que estos avatares someten a las defensas de Arjona, parece que otras adversidades se ceban en ellas hasta casi hacerlas desaparecer: hacia 1634 Jimena Jurado atestigua que la muralla exterior estaba arruinada y aportillada, que gran parte de la torre del homenaje se había desplomado (Calderón), que la zona del muro del alcázar por la Puerta del Sol sólo quedaban los cimientos de todas las cercas (Sánchez Ramírez). Más tarde los destrozos ocasionados por terremotos o lluvias en 1755, 1782 y hasta en 1979 y las depredaciones para aprovechamiento de los materiales, continuas desde 1639, completaron este proceso."

Fragmento de Los castillos de Arjona, de Juan Eslava Galán, Ediciones Osuna. Armilla, Granada.(1999)